Desarrollando redes estructurales de bots

Bots, una abreviatura para robots, son programas computacionales creados para realizar tareas específicas. Los primeros robots no tenían intenciones maliciosas, y aún hoy existen los buenos bots, que tienen como propósito exigir rendición de cuentas de políticos, defender causas como la equidad de género o ayudar a organizar las (muchas) tareas diarias de sus usuarios. Pero a finales de la década de 1990, los bots comenzaron a desarrollar una reputación negativa. Algunos bots han sido usados en el envío de spam por correo electrónico, el robo de datos personales de usuarios, fraudes de tarjetas de crédito y ataques de desinformación para distorsionar la esfera pública. Estos bots tienen como objetivo esparcir mentiras para influenciar narrativas, un fenómeno que desde 2014 viene ganando escala global. Estos bots están por ahí y casi nadie sabe cómo funcionan, quién los desarrolla y por quién son financiados. Para ayudar a combatir este problema, lanzamos el Atrapabot, una herramienta que trae más transparencia para el uso de los bots en América Latina. En esta plataforma, el usuario puede comprobar la actividad de una cuenta de red social para saber la probabilidad de que el perfil sea un bot. Cuanto mayor sea la calificación, mayor será la probabilidad de ser un bot. Por el momento, la plataforma se integra a Twitter, pero pronto daremos soporte a otros medios sociales.

Atrapabot es un proyecto del Instituto de Tecnología y Sociedad de Río de Janeiro (ITS Rio) y del Instituto Equidad & Tecnología. La plataforma fue lanzada en marzo de 2018 y está en fase piloto. En México, el proyecto se realiza con la colaboración del colectivo Enjambre Digital y de Openlabs, del Tecnológico de Monterrey.